Relaciones Internacionales – Comunicación Internacional

Afganistán, seis meses bajo los taliban (I)

| 0 Comentarios

 
Una persona carga con su ración de alimento, distribuida por la Afghan Charity Foundation en Kandahar, Afganistán

Una persona carga con su ración de alimento, distribuida por la Afghan Charity Foundation en Kandahar, Afganistán EFE / EPA / STRINGER

PorGUILLAUME BONTOUX (Enviado especial a Afganistán) / RNE Digital
  • El 75% del presupuesto del gobierno afgano procedía de países y organismos internacionales

Tras medio año con los talibanes en el poder, Afganistán está sumida en un inminente colapso económico cruzado por una crisis humanitaria sin precedentes y con derechos fundamentales claramente resentidos, especialmente en el caso de las mujeres. Afganistán no está en guerra, pero es un país alimentado de varias crisis. Este martes 15 de febrero de 2022 se cumplen seis meses desde que se desatara el temor del regreso al pasado.

Desde un primer momento, el régimen quiso ofrecer una visión menos intolerante para ganarse cierto reconocimiento y, en definitiva, para no perder al capital extranjero. Antes de la vuelta al poder de los talibanes, el 75% del presupuesto del gobierno afgano procedía de países y organismos internacionales.

Las próximas semanas, claves para evitar una catástrofe humanitaria

La situación en el conjunto del país es preocupante, no solo en Kabul. Las condiciones actuales representan una amenaza para los niños, los más vulnerables en estos contextos. Las próximas semanas van a ser clave para evitar una catástrofe humanitaria, según explica Salam Al-Janabi, responsable de comunicación de Naciones Unidas en Afganistán.

«Tenemos a centenares de miles de niños que están en situación de desnutrición aguda severa que están luchando por su vida», asegura Al-Janabi.

Un equipo de RNE ha estado en el Hospital Infantil Indira Gandhi de Kabul, en la unidad dedicada a la malnutrición. En varias pequeñas salas atienden a pacientes desde los dos meses de vida hasta los cinco años. Ahora mismo hay 100, pero la cifra no para de aumentar. La responsable de una de las salas asegura que «vienen de todas las zonas de Afganistán».

La malnutrición es consecuencia del deterioro de todo el tejido socioeconómico de Afganistán

En la sala hay unos 12 niños, algo inusual según la responsable: «Normalmente no hay camas suficientes y los pequeños tienen que compartirlas«. Además, asegura que no tienen medicinas todos los días: «Hoy solo tenemos una inyección de penicilina, pero los niños necesitan muchos más tratamientos para luchar contra la malnutrición».

A la falta de medicinas se añaden los problemas económicos de las familias, porque la malnutrición es consecuencia del deterioro de todo el tejido socioeconómico de Afganistán.

LINK TO AUDIO

Related

(II) http://play.rtve.es/n/2289973
(III) http://play.rtve.es/n/2289976

 

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.