Relaciones Internacionales – Comunicación Internacional

La guerra de los mundos: 75 años

| 0 Comentarios

 

«La guerra de los mundos»

Se cumplen 75 años de la emisión radiofónica de La guerra de los mundos, la radionovela de Orson Welles que aterrorizó a la sociedad estadounidense, convencida de que el país estaba siendo invadido por los extraterrestres. En este documental se cuenta a través de un relato dramatizado cómo se gestó, paso a paso,  aquella ‘emisión del pánico’. Programa completo, emitido en DOCUMENTOSTV, en la 2 de TVE, el 27-10-2013.

RTVE.es / DOCUMENTOS TV 

Eran las ocho de la tarde del 30 de octubre de 1938 cuando un joven Orson Welles entraba en el Estudio Uno, en el piso 20 de la Columbia Broadcasting en Nueva York, junto a diez actores y una orquesta de 27 instrumentos. Se disponían a interpretar la novela del británico H.G. Wells “La guerra de los mundos”. La radionovela seguiría el formato del boletín de informativo de última hora, con el que, desgraciadamente, los estadounidenses estaban muy familiarizados. VIDEO

La presentación anterior de TVE refleja al pie de la letra el discurso dominante impuesto por los medios escritos sobre la emisión del programa. La verdad es que lo oyó un número muy reducido de estadounidenses y hasta que, al día siguiente, los principales rotativos neoyorquinos desplegaron todas las alarmas -¿para desprestigiar a la radio?-, el 99 por ciento no se había enterado de nada. ¿Cómo sentirse aterrorizados por lo que desconocían?

Jefferson Pooley y Michael Socolow ofrecen una explicación en un análisis publicado el 29 de octubre de 2013 en Slate tras escuchar el documental de la PBS (Public Broadcasting System) con motivo del 75 aniversario de la emisión.

Wednesday marks the 75th anniversary of Orson Welles’ electrifying War of the Worlds broadcast, in which the Mercury Theatre on the Air enacted a Martian invasion of Earth. “Upwards of a million people, [were] convinced, if only briefly, that the United States was being laid waste by alien invaders,” narrator Oliver Platt informs us in the new PBS documentary commemorating the program. The panic inspired by Welles made War of the Worlds perhaps the most notorious event in American broadcast history.

That’s the story you already know—it’s the narrative widely reprinted in academic textbooks and popular histories. With actors dramatizing the reaction of frightened audience members (based on contemporaneous letters), the new documentary, part of PBS’s American Experience series, reinforces the notion that naïve Americans were terrorized by their radios back in 1938. So did this weekend’s episode of NPR’s Radiolab, which opened with the assertion that on Oct. 30, 1938, “The United States experienced a kind of mass hysteria that we’ve never seen before.

”There’s only one problem: The supposed panic was so tiny as to be practically immeasurable on the night of the broadcast. Despite repeated assertions to the contrary in the PBS and NPR programs, almost nobody was fooled by Welles’ broadcast.

How did the story of panicked listeners begin? Blame America’s newspapers. Radio had siphoned off advertising revenue from print during the Depression, badly damaging the newspaper industry. So the papers seized the opportunity presented by Welles’ program to discredit radio as a source of news. The newspaper industry sensationalized the panic to prove to advertisers, and regulators, that radio management was irresponsible and not to be trusted. In an editorial titled “Terror by Radio,” the New York Times reproached “radio officials” for approving the interweaving of “blood-curdling fiction” with news flashes “offered in exactly the manner that real news would have been given.”Warned Editor and Publisher, the newspaper industry’s trade journal: “The nation as a whole continues to face the danger of incomplete, misunderstood news over a medium which has yet to prove … that it is competent to perform the news job.

”The contrast between how newspaper journalists experienced the supposed panic, and what they reported, could be stark. In 1954, Ben Gross, the New York Daily News’ radio editor, published a memoir in which he recalled the streets of Manhattan being deserted as his taxi sped to CBS headquarters just as War of the Worlds was ending. Yet that observation failed to stop the Daily News from splashing the panic story across this legendary cover a few hours later.MORE

Crónica del New York Times del 31 de octubre de 1938

con un relato minucioso de los hechos en:

http://query.nytimes.com/mem/archive/pdf?res=F70A17FB3D5F1B7A93C3AA178BD95F4C8385F9

(Me imagino que hay que estar suscrito al periódico para poder acceder a los archivos. El sistema no permite copiar unos párrafos para que el lector no suscrito pueda hacerse una idea de cómo cubrió el diario la historia)

La guerra de los mundos y el mundo de la radio

Felipe Sahagún

“Columbia Broadcasting System (CBS) y sus emisoras afiliadas presentan a Orson Welles y al Mercury Theatre on the Air en La Guerra de los Mundos, de H. G. Wells”.  Así se abría el programa emitido por la WABC y la red de la CBS de costa a costa entre las 20 y las 21 horas del 30 de octubre de 1938.

El anuncio de la programación de la emisora lo dejaba claro: “Hoy: 8:00-9:00 pm-Play: H. G. Wells’s `War of the Worlds´ -WABC”. Tres veces, durante la emisión en directo, se advirtió que se trataba de una obra de ficción.

Antes de dar comienzo la representación con el boletín de urgencia –profesor en un observatorio observa explosiones de gas en Marte, aterrizaje de un meteorito con forma de “cilindro de metal” cerca de Princeton, New Jersey, 1.500 muertos, extraños marcianos armados con rayos mortíferos…-, Welles explicó con detalle que la dramatización a punto de iniciarse era el primer capítulo de una serie.

¿Cómo se explica que, a pesar de tantas advertencias, miles de oyentes dieran por cierta la invasión y, presos del pánico, reaccionaran como si del fin del mundo se tratara?

Era la víspera de Halloween, el día del terror del año. A esa hora la mayor parte de los millones de oyentes estaba enganchada al ventrílocuo Ed Bergen (Charlie McCarthy), el programa nocturno más popular del momento en los EE.UU. y ser perdió los primeros minutos de Welles.

Se respiraba, por la invasión alemana de Checoslavaquia, ambiente de guerra. La voz de Welles, “La Sombra” en la serie, se identificaba en muchos hogares con el más maligno de los cocos. Entonces, como hoy y como siempre, muchos oyentes no escucharon con atención o sólo oyeron lo que querían oír. Los que conectaron con el programa ya iniciado, la mayoría, se perdieron los avisos.

El pánico es como el agua, que, una vez descontrolada, se apodera de todos los vacíos y no atiende a razones:  “lo escuché en la radio, tiene que ser cierto”, “lo ha dicho el Presidente”, “he llamado a tráfico y confirman que habido algo en New Jersey”….

Las operadoras de teléfonos, la policía y los periódicos neoyorquinos no habían vivido nada igual desde el crash del 29. Miles de personas pidiendo ayuda, buscando refugio o confirmación de lo peor. La centralita del New York Times recibió 875 llamadas durante la emisión.

Una de ellas fue de un paisano de Dayton, Ohio, preguntando “a qué hora llega el fin del mundo”.

Tan negro lo vio la Associated Press que, a las 20:48 h p.m., distribuyó el siguiente comunicado a todos los medios: “Las llamadas de oyentes de radio a los periódicos de los EE.UU. preguntando por la caída de un meteorito y la muerte de un número de newjerseyitas es resultado de una dramatización. A. P.”

En 1988, con motivo del 50 aniversario, Magín Revillo se inventó la caída de un platillo volante tripulado en la Casa de Campo madrileña en la madrugada de Radio 1 y el lugar se llenó de curiosos dispuestos a comprobarlo. Por si acaso. Lo había dicho la radio.

(Nota: la fuente principal de mi texto es la edición del New York Times del 31 de octubre de 1938)

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.