Relaciones Internacionales – Comunicación Internacional

La segunda derrota de Rusia en Ucrania en siete meses (El Correo)

| 0 Comentarios

Francisco José Gan Pampols, en una imagen de archivo. /efe

Francisco José Gan Pampols, en una imagen de archivo. / EFE v @ElCorreo

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

El teniente general en la reserva Francisco José Gan Pampols, fue director de la Academia General Militar, del centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas y máximo responsable del Cuartel General de Despliegue Rápido de la OTAN. Sigue la guerra de Ucrania día a día, y desde el inicio de la invasión se convirtió en la voz más autorizada para explicar una invasión que ha cambiado la realidad de Occidente. El experto atribuye el éxito de la contraofensiva ucraniana a la capacidad de Kiev para engañar a Rusia, pero también a la utilización de armas de precisión junto con una información muy precisa de los centros neurálgicos del enemigo.

-¿Cuál es la situación tras la contraofensiva ucraniana?

-En el Este se ha producido un ataque muy bien planeado que ha pillado a todo el mundo por sorpresa. Los ucranianos habían puesto en marcha una maniobra de diversión, en la que concentraron tropas en el Sur y llevaron a cabo algunos ataques que hicieron creer a los rusos que iban a ser atacados en ese frente. De esa forma, en Járkov, al este, Rusia tenía una defensa pobre y muy pocos efectivos. Ucrania ha atacado en ese punto y ha podido vencer sin ningún problema. Para entender la importancia de este avance basta un dato. Ucrania ha conquistado en cuatro días entre 2.000 y 3.000 kilómetros cuadrados mientras que a Rusia le costó dos meses y medio conseguir 500 kilómetros cuadrados.

-¿Era esperable este ataque?

– Para empezar, se trata de una derrota rusa en toda regla. Parece mentira que los rusos hayan caído en una trampa tan simple. Es increíble ver cómo han sido incapaces de detectar todos los movimientos de tropas y material necesarios para poner en marcha la contraofensiva.

-A partir de ahora, ¿qué puede suceder?

-De lo que no hay dudas es de que Ucrania va a seguir atacando en la medida de sus posibilidades. Rusia, por su parte, va a emplear todo lo que tenga. Tiene que conseguir detener la contraofensiva y utilizará, si puede, un accidente natural como un río con suficiente anchura y profundidad como para constituir un obstáculo que le permita organizar su defensa. Es muy probable que inicie el bombardeo masivo de fábricas, centros civiles, nudos de comunicaciones, etc… Colocará en su diana todo lo que dificulte la vida ordinaria, la producción industrial -especialmente la de armamento-. Va a intentar ahogar aún más la economía de Ucrania. Ayer mismo comenzaron el ataque a centrales eléctricas, con lo que está dejando sin suministro a varias zonas del país. Lo más inquietante, sin embargo, sigue siendo el empleo de armas nucleares tácticas. El jefe del Estado Mayor ucraniano ya aseguró hace unos días que Rusia está barajando el empleo de este tipo de arma. Esa posibilidad sigue sobre la mesa.

– Una de las dudas que se plantea es saber qué sucederá cuando llegue el invierno.

– El frío afecta al mantenimiento del armamento, del material y equipo, especialmente, al más sofisticado. Ambas partes sufrirán congelaciones y tendrán problemas con la alimentación, el carburante, etc… La guerra entrará en una velocidad mucho más lenta.

– Uno de los hechos que parece haber cambiado el ritmo de la guerra es el uso de armas de precisión entregadas a Ucrania por Estados Unidos

– No solo hay que pensar en las armas de precisión como los cohetes Himars, los Stinger o los Javelin, sino en la calidad de la información para saber dónde atacar. La combinación ha sido letal para Rusia porque se han alcanzado sus centros logísticos, sus centros de mando y control… Sus puntos clave, en definitiva.

‘Causus belli’ nuclear

– Ayer mismo, el ministro de Exteriores ruso ofreció volver a la mesa de negociaciones.

– Son maniobras dilatorias. Pero Ucrania no se va a sentar porque cree que va ganando.

– ¿Pero es posible la victoria ucraniana?

– Los ucranianos tienen la voluntad de vencer. Su moral es tremenda. Pelean por su casa, por su familia, por su tierra. Y además, el presidente Zelenski ha conseguido galvanizar a su población. Pero los soldados rusos, aunque con una motivación mucho inferior y peor mandados, está también aprendiendo sobre la marcha. Ahora han recibido un revés que duele mucho, pero se están dando cuenta de que necesitan más tropas sobre el terreno y un mejor uso de la infantería. Los éxitos ucranianos se irán atenuando según el enemigo vaya aprendiendo a adaptarse a la situación. Rusia necesita conseguir mejor inteligencia sobre Ucrania, y también emplear elementos ligeros de reconocimiento para controlar los movimientos de su enemigos, batir el origen del fuego de precisión ucraniano e impedir el uso de las armas contracarro y antiaéreas ligeras y medias. La gran pregunta que nadie saber responder es por qué Rusia está siendo incapaz de utilizar su aviación y conseguir así superioridad aérea sobre el terreno.

– ¿Cuál cree que será la evolución de la contienda?

– Putin no va a decidir de repente que puede perder esta guerra. Si la motivación de los soldados rusos sigue en descenso quizás Ucrania pueda volver a la frontera, pero no hay que olvidar que Rusia es una potencia nuclear. En el Donbass, donde se han declarado unas repúblicas independientes prorrusas, quizás Ucrania no quiera empantanarse y acabar enredada en una guerra que lleva más de ocho años en marcha. Otra situación distinta se vive en Crimea, donde las fuerzas de operaciones especiales de Ucrania están operando. Para la Federación Rusa se trata de una provincia más, aunque internacionalmente no esté reconocida, y cualquier intento de reconquistarla podría ser un ‘casus belli’ nuclear para Rusia.

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.