Relaciones Internacionales – Comunicación Internacional

Las guerras de 2014 (L. Arbour)

| 0 Comentarios

AZHAR SHALLAL/AFP/Getty Images

Este análisis de las principales guerras abiertas en la actualidad me sorprendió por su calidad  la primera vez que lo vi publicado, en Foreign Policy,  hace tres o cuatro semanas. Lo retuiteé de inmediato y, posteriormente, aconsejé su lectura a quienes me han pedido consejo sobre conflictos. Esta traducción al castellano la subo en entrada separada porque puede ayudar a todos aquellos que necesiten profundizar en el tema sin necesdad de bucear en las más de cien entrada de 2013 y 2014.

¿Cuáles son los conflictos que amenazarán al mundo este nuevo año?

Antes de sumergirnos en la lista de los conflictos a los que habrá que estar atentos este año, conviene expresar algunas ideas sobre el que acaba de terminar. En general, 2013 no fue un buen año para nuestra capacidad colectiva de prevenir o resolver los conflictos. Sin duda, hubo momentos buenos. Colombia parece más cerca que nunca del fin de una guerra civil que en 2014 cumplirá su sesenta aniversario. También es posible que Myanmar eche el telón sobre décadas de conflictos étnicos internos, si bien sigue habiendo muchos obstáculos. El acuerdo alcanzado sobre el programa nuclear de Irán fue un magnífico estímulo para la diplomacia e incluso una muestra de dinamismo. El Consejo de Seguridad de la ONU rompió por fin su bloqueo a propósito de Siria, al menos sobre las armas químicas del régimen, y se comprometió a intervenir más enérgicamente en la parte oriental del Congo y de la República Centroafricana. Las negociaciones de Turquía con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) siguen dando tumbos, pero el alto el fuego parece razonablemente duradero. Pakistán presenció el primer traspaso democrático de poder de su historia.

Ahora bien, si estos logros son importantes, aún lo es más que los observemos con perspectiva. El proceso de paz de Colombia sigue estando a merced de los embrollos de la política nacional, con un año electoral por delante. El rumbo positivo de Myanmar podría torcerse si no se controla la intolerancia desatada contra las comunidades musulmanas. Avanzar hacia un acuerdo definitivo con Irán en medio de un océano de líneas rojas y posible factores inesperados -en Washington, en Teherán y en toda la región- es, sin duda, un reto más arriesgado que lograr el acuerdo provisional de Ginebra, con todo lo positivo que fue. Y el hecho de que Turquía y Pakistán, que estaban el año pasado en la ista de “los 10 peores”, no figuren en la de este año, no quiere decir que se encuentren en perfecto estado de salud, puesto que el conflicto sirio está contagiándose a Turquía y Pakistán aún se enfrenta a los peligros del extremismo y la violencia urbana… seguir leyendo

 

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.