Relaciones Internacionales – Comunicación Internacional

Periodistas en la guerra de Ucrania (Cuadernos de Periodistas)

| 0 Comentarios

La presencia de la prensa en Ucrania tras la invasión ha permitido que las necesidades informativas de los públicos globales se hayan visto satisfechas por una poderosa legión de corresponsales de guerra, que ha apostado por unos frentes de batalla convertidos en un gran foco de atracción. Informadores de todas las categorías profesionales, con muy diversos niveles de experiencia y variopintos estándares de seguridad, acudieron masivamente a la zona.

PILAR BERNAL*

Los medios de comunicación construyen plano a plano la visión que los públicos tienen sobre la realidad internacional. El combate por la narrativa se presenta despiadado cada vez que el destrozo de la guerra impone su reinado en un territorio. Cuanto más próximo se escucha el latido de las hostilidades, más hambre de información sienten los espectadores de este continuum de eventos globales e interconectados: pandémicos, volcánicos o bélicos. Sin embargo, la búsqueda y selección de la verdad, motor del trabajo periodístico, se complica por la sobreabundancia de información disponible que rige nuestra dieta de consumo mediático, en su sentido más amplio. Además, con frecuencia, los legítimos intereses comerciales de las empresas periodísticas colisionan frontalmente con la vocación de equilibrio, mesura y prudencia que debería gobernar las escurridizas informaciones relativas a un conflicto.

Las noticias de la guerra -de casi todas las guerras retratadas- son un reclamo formidable. Historias que se revelan aún más poderosas con las posibilidades que la tecnología nos proporciona actualmente para retrasmitir datos desde cualquier lugar, alimentando en todo momento una tensión informativa que, sobre todo en los primeros compases del evento, resulta seductora y parece inagotable: “La información internacional encuentra en el impacto y en la trascendencia que tienen estas noticias un recurso para aumentar su relevancia y su prestigio”[1]. “La guerra vende” y aporta un caché adicional a los medios que apuestan por relatarla en cualquiera de sus dimensiones probables (militar, víctimas civiles, consecuencias económicas, etc.). El reporterismo de conflicto toca las tripas de la concurrencia y cumple con todas las pirámides de los criterios de lo noticioso: “informaciones que pueden nacer lejos, pero que tienen consecuencias próximas (…), que no se detienen ante las fronteras, que acontecen en un lugar, si bien tienen su explicación en otro distinto”[2].

…MORE

Related

Tanques, TikTok y confianza: periodismo en tiempos de agitación (ALESSANDRA GALLONI

La desinformación: un arma moderna en tiempos de guerra (JULIO MONTES

DESPROTECCIÓN Y SUPERVIVENCIA DE LOS CORRESPONSALES. Ucrania, la muerte a manos rusas (MÓNICA G. PRIETO

CARTA A LOS LECTORES: Interpelaciones de la guerra en Ucrania al periodismo (JOSÉ FRANCISCO SERRANO OCEJA

 

 

 

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.