Relaciones Internacionales – Comunicación Internacional

Periodistas y diplomáticos en la transición española (Juan Manuel Fernández Fez-Cuesta)

| 0 Comentarios

Ver imagen en Twitter

Por Felipe Sahagún

Tras una dilatada y ejemplar carrera profesional en RTVE y, en sus inicios, en el diario El Mundo, donde ejerció de jefe de Sociedad en los primeros años del periódico, Juan Manuel Fernández Cuesta, con quien compartí responsabilidades en RNE y TVE, volvió a la universidad y se doctoró en Historia Contemporánea en el equipo de Juan Carlos Pereira, en la Universidad Complutense de Madrid.

Aunque, con su humildad de siempre, lo califica de «un capítulo solo ligeramente apuntado en la inacabable bibliografía sobre nuestro proceso de cambio político y social del último tercio del siglo XX», este libro es la investigación doctoral y, posiblemente, el estudio más completo hasta la fecha del rol que jugaron y del impacto  que tuvieron los diplomáticos y los periodistas españoles en aquel proceso.

Con un enfoque multidisciplinar, Fernández Cuesta sintetiza y exprime lo mejor de las numerosas entrevistas, debates e investigaciones del Grupo de Investigación de Historia de las RRII de la UCM durante casi diez años, y explora la relación entre los medios de comunicación y la política exterior española entre 1973 y 1986: desde el asesinato de Carrero Blanco hasta el año de la entrada de España en la UE, del referéndum de la OTAN y del reconocimiento de Israel.

Como señala el autor en la introducción, «ambos colectivos entendieron que, sólo colaborando, podían convertirse en actores destacados del nuevo proceso democrático».

La hipótesis de partida es que «en la transición se estableció una nueva relación» entre los responsables de la política exterior y los periodistas que tenían que dar cuenta cada día de ella a los ciudadanos y aquella relación tuvo derivadas que todavía se mantienen.

«Los profesionales de la diplomacia y de la información compartieron en ese periodo los principales objetivos generales, orientados básicamente a situar al país en el ámbito democrático que le correspondía como sociedad desarrollada y enmarcada geográfica y políticamente en el contexto occidental», señala el autor.

Ve muchas más diferencias que coincidencias en las transiciones democráticas de otras partes del mundo, como Europa del Este o América del Sur, y ratifica la opinión de muchos observadors y protagonistas de la transición española de que «el poder de las cabeceras fue muy dispar… Solo unos pocos medios de Madrid y Barcelona, salvo casos puntuales, llegaron a ejercer alguna influencia sobre la acción gubernamental. Los demás se limitaron a seguir los caminos abiertos teniendo a la televisión y a la radio como potentes cajas de resonancia de las principales opiniones y conroversias».

Relacionado

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.