Relaciones Internacionales – Comunicación Internacional

Tunku, el Real Madrid y lecciones de periodismo

| 0 Comentarios

El 5 de marzo de 2013 por la noche recibía este correo electrónico de mi amigo Tunku Varadarajan, responsable de la edición global de Newsweek, desde Nueva York:

Hala Madrid!

 
http://www.youtube.com/watch?v=gZj9dssTwdI

 

Tunku Varadarajan

Editor | Newsweek Global
The Newsweek Daily Beast Company
T: 212.445.4035
555 West 18th St.|New York, NY 10011
tunku.varadarajan@newsweekdailybeast.com

Twitter: @tunku

Himno del Madrid interpretado por Plácido Domingo y subido el 10 de agosto de 2009

¿Cómo un video de You Tube con el himno del Real Madrid justifica semejante titular? Es una larga historia. Empezaré por el final. Por primera vez desde hace 13 o 14 años, Tunku, su esposa (documentalista del New York Times) y el hijo de ambos, Satia, estaban cenando en mi casa, en Madrid, aprovechando su primera escapada a España desde que cambió la corresponsalía del Times de Londres en España por un puesto en el Financial Times -que pronto dejaría por el Wall Street Journal- en Nueva York. Había prometido a su hijo un viaje a España para que viera jugar al Real Madrid, del que es un forofo ya con 13 o 14 años, y cumplió su palabra aprovechando la primea vuelta de octavos del Madrid contra el Manchester United en el Bernabéu.

El reencuentro nos permitió rememorar su llegada a Madrid a mediados de los 90 como primer corresponsal permanente del Times -hasta entonces siempre había tenido colaboradores más o menos entregados, pero nunca corresponales fijos, nunca olvidaré al gran Harry Debelius-, sus años tratando de vender España en las páginas del gran diario británico a pesar de Murdoch o tal vez por culpa de Murdoch y sus éxitos profesionales en Nueva York en el último decenio largo.

Lo más difícil, para un corresponsal extranjero, es convencer a sus jefes de que algo de lo que pase en España (cuando no había crisis, terrorismo yihadista ni crisis graves de gobierno,  especialmente) era noticia. La llegada del primer Panda al zoo de Madrid, una entrevista con la mujer torera Cristina y temas parecidos, muy bien planteados por Tunku, le abrieron las puertas a asuntos más políticos hasta convertirse en el corresponsal de preferencia de la Moncloa de Aznar, quien le llegó a invitar personalmente a acompañarle en el avión presidencial: decisión no muy bien vista, por lo que recuerdo, por Carlos Aragonés, el jefe del Gabinete de Aznar, por lo que suponía de discriminación para otros corresponsales.

Lo extraordinario, para mí, de Tunku siempre fue su salto desde la India al Reino Unido, vía Oxford, y del derecho al periodismo tras una brillante carrera académica, para acabar enseñando y practicando el periodismo más competitivo en los periódicos más prestigiosos del mundo en Nueva York. Políglota -habla hindi, inglés, francés, español y otros idiomas con fluidez-, con una cultura literaria e histórica envidiables, nunca he logrado saber con claridad cuándo me habla en broma y cuándo en serio. Recuerdo su alegría el día uqe recibió el primer pasaporte como ciudadano británico. Con pasaporte o sin él, siempre ha ejercido la doble ciudadanía, de la India y del Reino Unido, con ejemplaridad, orgullo y buen humor.

Tal es su habilidad para quitar hierro  a los acontecimientos más dramáticos y prococar una sonrisa en los momentos más trágicos para hacer más llevadera la cruz de la información y para no olvidar que -reyes o siervos, triunfadores o fracasados, poderosos o débiles- todos somos humanos y, ante el artículo de mañana, todos podemos aspirar a lo mejor y a lo peor, pero todos somos, al mismo tiempo, prescindibles.

Por cierto: el joven Satia, aparte de recitar ya con 4 años, sin el menor titubeo, las capitales de las islas más raras del Pacífico y de los países más olvidados de África, se ha convertido en otro políglota, como su padre, y en un fidelísimo seguidor del Real Madrid, cuyo museo se aprendió de carretilla durante el viaje de febrero y cuya historia conoce ya como el mejor de los socios madridistas.

 

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.